ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A $21000 (Válido para Capital Federal)

Un libro que nace de la experiencia del dolor de personas que padecieron violencia y que resucita en la palabra resiliente de quienes se comprometen con sus vidas y sus historias como instrumentos de paz.

Estos párrafos vieron la luz en textos cortos que se enviaban esporádicamente como mensajes de texto, tiempo después, se convirtieron en una actividad diaria enviada cada mañana como lista de difusión por WhatsApp. Pero los mensajes no fueron escritos al azar. Cada uno de ellos se desprende de la meditación de lo escuchado y lo vivido, a la luz de la Palabra de Dios.

En un principio fueron escritas como mensajes de esperanza y reflexión para la población colombiana, de tantos hermanos y hermanas con quienes el autor caminaba en la defensa de sus derechos y la construcción de la paz. 365 días es la selección de esas reflexiones que ya llevan 12 años y que hoy continúan enviándose a través de diferentes redes sociales y que quieren difundirse a través del papel escrito para llegar a muchas más personas sin excluir a nadie.

El autor es colombiano, nacido en el seno de una familia campesina que migró a Bogotá. Huérfano desde muy pequeño, recibe de su madre la fe y la sensibilidad social que alimentaron su sentido de solidaridad y ayuda a los demás. Siendo muy joven se involucró con la realidad de los más débiles en su país, campesinos e indígenas que vivían indefensos la crudeza del conflicto armado en Colombia. Un misionero claretiano que arde en caridad por sus hermanos y hermanas que sufren la violencia y las consecuencias de la guerra y sus injusticias.  

Las reflexiones se ordenaron por tiempos litúrgicos y fechas relevantes brindando sinergia en el caminar diario. Cada frase nos revela el corazón de un hombre conmovido que se inclina sensible y solidario ante la experiencia del sufrimiento humano y nos invita a transitar nuestra propia caminada como instrumentos de justicia y de paz.

 

AUTOR

P. Henry Ramírez Soler, CMF,  sacerdote de la congregación de los Misioneros Claretianos ( Hijos del Inmaculado Corazon de María) es Magister en Sociología de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales EHESS de París-Francia, donde acompañó durante los años de estudio a los migrantes latinoamericanos.  Desde el año de 1996 en diferentes regiones de Colombia se ha desempeñado como defensor de los Derechos Humanos. En el 2001 fue ordenado sacerdote en la iglesia de Medellín del Ariari. Junto a un equipo de laicos/as y religiosos claretianos/as decidieron fundar un año después la Corporación Claretiana Norman Pérez Bello “como una expresión formal y jurídica en la defensa de derechos humanos”.  Ramírez fue además cofundador de la Comisión Eclesial de Justicia y Paz en el 2002. Desde ambas organizaciones, ha visitado municipios en el Chocó, Antioquia, Valle del Cauca, Casanare, Vichada, Guaviare, Meta, entre otros, siempre con el objetivo de hacer acompañamiento a las víctimas. En 2013 fue nombrado prefecto de apostolado de la provincia Claretiana de Colombia Oriental y Ecuador y desde abril de 2019 vive en Estados Unidos donde participa en el equipo claretiano ante las Naciones Unidas.  Vive en Jersey City, en la Parroquia san José donde también acompaña a la comunidad hispana. 

365 días para sembrar la paz

$6.030,00
365 días para sembrar la paz $6.030,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

Un libro que nace de la experiencia del dolor de personas que padecieron violencia y que resucita en la palabra resiliente de quienes se comprometen con sus vidas y sus historias como instrumentos de paz.

Estos párrafos vieron la luz en textos cortos que se enviaban esporádicamente como mensajes de texto, tiempo después, se convirtieron en una actividad diaria enviada cada mañana como lista de difusión por WhatsApp. Pero los mensajes no fueron escritos al azar. Cada uno de ellos se desprende de la meditación de lo escuchado y lo vivido, a la luz de la Palabra de Dios.

En un principio fueron escritas como mensajes de esperanza y reflexión para la población colombiana, de tantos hermanos y hermanas con quienes el autor caminaba en la defensa de sus derechos y la construcción de la paz. 365 días es la selección de esas reflexiones que ya llevan 12 años y que hoy continúan enviándose a través de diferentes redes sociales y que quieren difundirse a través del papel escrito para llegar a muchas más personas sin excluir a nadie.

El autor es colombiano, nacido en el seno de una familia campesina que migró a Bogotá. Huérfano desde muy pequeño, recibe de su madre la fe y la sensibilidad social que alimentaron su sentido de solidaridad y ayuda a los demás. Siendo muy joven se involucró con la realidad de los más débiles en su país, campesinos e indígenas que vivían indefensos la crudeza del conflicto armado en Colombia. Un misionero claretiano que arde en caridad por sus hermanos y hermanas que sufren la violencia y las consecuencias de la guerra y sus injusticias.  

Las reflexiones se ordenaron por tiempos litúrgicos y fechas relevantes brindando sinergia en el caminar diario. Cada frase nos revela el corazón de un hombre conmovido que se inclina sensible y solidario ante la experiencia del sufrimiento humano y nos invita a transitar nuestra propia caminada como instrumentos de justicia y de paz.

 

AUTOR

P. Henry Ramírez Soler, CMF,  sacerdote de la congregación de los Misioneros Claretianos ( Hijos del Inmaculado Corazon de María) es Magister en Sociología de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales EHESS de París-Francia, donde acompañó durante los años de estudio a los migrantes latinoamericanos.  Desde el año de 1996 en diferentes regiones de Colombia se ha desempeñado como defensor de los Derechos Humanos. En el 2001 fue ordenado sacerdote en la iglesia de Medellín del Ariari. Junto a un equipo de laicos/as y religiosos claretianos/as decidieron fundar un año después la Corporación Claretiana Norman Pérez Bello “como una expresión formal y jurídica en la defensa de derechos humanos”.  Ramírez fue además cofundador de la Comisión Eclesial de Justicia y Paz en el 2002. Desde ambas organizaciones, ha visitado municipios en el Chocó, Antioquia, Valle del Cauca, Casanare, Vichada, Guaviare, Meta, entre otros, siempre con el objetivo de hacer acompañamiento a las víctimas. En 2013 fue nombrado prefecto de apostolado de la provincia Claretiana de Colombia Oriental y Ecuador y desde abril de 2019 vive en Estados Unidos donde participa en el equipo claretiano ante las Naciones Unidas.  Vive en Jersey City, en la Parroquia san José donde también acompaña a la comunidad hispana.