ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A $6000 (Válido para Capital y Gran Buenos Aires)

Hija de Ntra. Sra. de la Misericordia

Nacida en San Gregorio, un pequeño pueblo de montaña en la región de los Abruzzos, Italia, Antonina De Angelis, ya convertida en sor María Ludvica, llegará al Puerto de la Ciudad de Buenos Aires el 4 de diciembre de 1907, para trasladarse inmediatamente a la Ciudad de La Plata, donde se  incorpora al incipiente Hospital de Niños local.

Destinada al lugar más humilde del centro de salud, la cocina y la despensa, se ocupará de preparar los alimentos para internados y residentes.

Sor Ludovica comienza a visitar, primero esporádicamente y luego de manera más asidua, las salas de niños enfermos, descubriendo en ellas las carencias y necesidades que padecían, y consolándolos  a todos con afecto maternal.

Tal fue su actitud, que en 1909 el director del nosocomio, la propone como administradora, cargo que la religiosa italiana intenta rechazar por no considerarse capaz.

Conociendo de cerca las carencias que el Hospital de Niños padece, sor Ludovica inicia una serie de obras tendientes a su ampliación. A partir de entonces, en el Hospital de Niños de La Plata "todo será obra concebida, dirigida y obtenida por la Madre Ludovica". Luego de una vida dedicada a los niños del hospital, sor Ludovica fallece en 1962.

Es el Hospital de Niños de La Plata que hoy lleva su nombre: Sor Ludovica.

En el año 2004 es beatificada por el Papa Juan Pablo II, después de haber sido reconocido un milagro de curación en una niña platense de pocos años de edad.

Monseñor Antonio Marino, el entonces obispo auxiliar de La Plata, dirá en la homilía del 24 de octubre de ese mismo año, que "sor María Ludovica tenía el don de atravesar fronteras. Las de su patria de origen, en primer lugar, para trasladarse a la nuestra, que tanto amó. Las de la lengua, para poder comunicarse. Y sobre todo, las barreras de las dificultades materiales y espirituales, que ella supo superar, con pasmosa simplicidad, cuando éstas se interponían en su existencia enteramente dedicada al amor de Jesucristo y de sus niños, que en este mismo lugar experimentaron los cuidados de una verdadera madre".

A través de esas páginas, iremos conociendo en profundidad esta historia de valentía y entrega a los hermanos más pequeños. El relato de la mano del autor, va acompañado de los testimonios de quienes la conocieron y admiraron a modo de ejemplo.

CV Autor:

José Luis Kaufmann es un sacerdote nacido en Buenos Aires. Realizó sus estudios en el seminario de La Plata y recibió el Presbiterado en la Catedral de Nueve de Julio (Bs. As). Es también doctor en Derecho Canónico por la Universidad Católica Argentina siendo luego director del departamento. Desde hace varios años se desempeña como profesor tanto en la universidad como en el seminario. Lleva publicados diversos libros, obtuvo numerosos premios por su trabajo de escritor. Recibió varias distinciones, entre ellas, Prelado Honorario del Romano Pontífice por el papa san Juan Pablo II. Actualmente, dentro del Arzobispado de La Plata, es director del Archivo Histórico, asesor jurídico de administración eclesiástica del Arzobispado de La Plata, canónigo del Cabildo Eclesiástico Platense y capellán externo de la Parroquia San Ponciano.

Cantidad de páginas: 14x20

Medidas: 192

Beata María Ludovica de Angelis

$2.185,00
Beata María Ludovica de Angelis $2.185,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

Hija de Ntra. Sra. de la Misericordia

Nacida en San Gregorio, un pequeño pueblo de montaña en la región de los Abruzzos, Italia, Antonina De Angelis, ya convertida en sor María Ludvica, llegará al Puerto de la Ciudad de Buenos Aires el 4 de diciembre de 1907, para trasladarse inmediatamente a la Ciudad de La Plata, donde se  incorpora al incipiente Hospital de Niños local.

Destinada al lugar más humilde del centro de salud, la cocina y la despensa, se ocupará de preparar los alimentos para internados y residentes.

Sor Ludovica comienza a visitar, primero esporádicamente y luego de manera más asidua, las salas de niños enfermos, descubriendo en ellas las carencias y necesidades que padecían, y consolándolos  a todos con afecto maternal.

Tal fue su actitud, que en 1909 el director del nosocomio, la propone como administradora, cargo que la religiosa italiana intenta rechazar por no considerarse capaz.

Conociendo de cerca las carencias que el Hospital de Niños padece, sor Ludovica inicia una serie de obras tendientes a su ampliación. A partir de entonces, en el Hospital de Niños de La Plata "todo será obra concebida, dirigida y obtenida por la Madre Ludovica". Luego de una vida dedicada a los niños del hospital, sor Ludovica fallece en 1962.

Es el Hospital de Niños de La Plata que hoy lleva su nombre: Sor Ludovica.

En el año 2004 es beatificada por el Papa Juan Pablo II, después de haber sido reconocido un milagro de curación en una niña platense de pocos años de edad.

Monseñor Antonio Marino, el entonces obispo auxiliar de La Plata, dirá en la homilía del 24 de octubre de ese mismo año, que "sor María Ludovica tenía el don de atravesar fronteras. Las de su patria de origen, en primer lugar, para trasladarse a la nuestra, que tanto amó. Las de la lengua, para poder comunicarse. Y sobre todo, las barreras de las dificultades materiales y espirituales, que ella supo superar, con pasmosa simplicidad, cuando éstas se interponían en su existencia enteramente dedicada al amor de Jesucristo y de sus niños, que en este mismo lugar experimentaron los cuidados de una verdadera madre".

A través de esas páginas, iremos conociendo en profundidad esta historia de valentía y entrega a los hermanos más pequeños. El relato de la mano del autor, va acompañado de los testimonios de quienes la conocieron y admiraron a modo de ejemplo.

CV Autor:

José Luis Kaufmann es un sacerdote nacido en Buenos Aires. Realizó sus estudios en el seminario de La Plata y recibió el Presbiterado en la Catedral de Nueve de Julio (Bs. As). Es también doctor en Derecho Canónico por la Universidad Católica Argentina siendo luego director del departamento. Desde hace varios años se desempeña como profesor tanto en la universidad como en el seminario. Lleva publicados diversos libros, obtuvo numerosos premios por su trabajo de escritor. Recibió varias distinciones, entre ellas, Prelado Honorario del Romano Pontífice por el papa san Juan Pablo II. Actualmente, dentro del Arzobispado de La Plata, es director del Archivo Histórico, asesor jurídico de administración eclesiástica del Arzobispado de La Plata, canónigo del Cabildo Eclesiástico Platense y capellán externo de la Parroquia San Ponciano.

Cantidad de páginas: 14x20

Medidas: 192